martes, 4 de diciembre de 2007

HOY NOS VISITA... UNA MAGA

En un Colegio Público de Educación Especial de Zaragoza, ofrecieron una sesión de magia a niños de 4 y 5 años con necesidades educativas especiales asociadas a deficiencias motóricas, retrasos madurativos e hiperactividad y dificultades de comunicación. Con la visita al centro de una maga y anteriormente habiendo hecho una excursión organizada al circo se trata de trabajar los siguientes objetivos del área de Medio Físico y Social del 2º ciclo de Educación Infantil: conocer el circo como un entorno diferente a lo habitual y experimentar actividades que desarrollan habitualmente las personas que viven en él; explorar objetos a través de los sentidos, atendiendo a sus características y actuando sobre ellos; mostrar curiosidad, respeto y cuidado en el uso de objetos inmateriales, así como una actitud positiva para compartirlos y manifestar interés y gusto por participar en distintas actividades con el medio ambiente social y lúdico.
Una vez llevada a cabo la experiencia hemos obtenido grandes logros difíciles de alcanzar para ese alumnado; compartir los materiales, centrar y mantener su atención e interesarse y motivarse por la sesión de magia a lo largo de casi una hora.
El elemento novedad, la experimentación integral y el factor sorpresa de no saber que va a pasar, permiten aprender de un modo significativo y más lúdico dentro de una metodología participativa, y no atendiendo sólo al lenguaje oral como ocurre en una enseñanza tradicional.

Esta experiencia descrita en el artículo de Yolanda Varona (Tutora de Pedagogía Terapeútica de dicho centro), publicado en la revista Cuadernos de Pedagogía nº364 Enero 2007, es muy interesante y enriquecedora para los niños, ya que la magia es algo asombroso e inesperado que cautiva a los niños. La utilización de una metodología participativa favorece el acercamiento a una serie de objetos no conocidos para ellos, la desinhibición en grupo, el control de sus impulsos, el mantenimiento de la atención, el interés y gusto por la actividad y el respeto hacia los materiales y las personas.
La estimulación a estos niños es muy necesaria y se debe reforzar siempre cualquier acción positiva que se haya conseguido realizar; en este caso la maga que visita el centro reparte caramelos mágicos a todos los niños al terminar la sesión y también un diploma a los ayudantes del mago. El ambiente creado de juego y de aprendizaje debe ser de satisfacción personal tanto para profesores como para los alumnos de necesidades educativas especiales.

1 comentario:

Daniel Garber dijo...

Muy interesante.. felicitaciones.. :-)